LA SIMA Nº 21: OCCIDENTE TOCA FONDO

EMBESTIDA CARNERA

Mi madre los llama jesuitas, usando una metonimia que el acerado instinto popular, ya casi extinto, ha prestigiado con los siglos. De hecho jamás la escuché emplear el vocablo titular del concepto, hipócrita, para nombrarlos. Un buen ejemplo sería el de un cura pederasta que atronara desde su púlpito dominical contra la saludable y natural práctica masturbatoria juvenil. El chaval que quiera una paja que pase por sacristía.

Ese exacto ejercicio de jesuitismo que describe el ejemplo ilustrativo nos lo regalaba ayer generosamente Javier Tafur desde su estilita El estilista del Acorazado ABC. El portentoso tragacirios profesional y entusiasta cheerleader del PP en sus horas libres, arremetía ayer como un carnero contra la ONG a la que pertenecían los cooperantes catalanes recién liberados tras un larguísimo secuestro a manos de una banda de bandidos de dudosa adscripción ideológica. Es un alivio de todos modos leerle bien entrada la trompada que se alegra de que unos pijiprogres hayan salvado la vida, aunque tal vez en el fondo de su atufado selebro de esnifador de incienso  hubiera disfrutado más con el poético desenlace de  un merecido martirio.

Como Esteban Beltrán ya denunció primorosamente en su imprescindible Los derechos torcidos la profunda herida que abre en la racionalidad el hecho de que asociaciones de ciudadanos más o menos bienintencionados suplanten al estado en su obligación de invertir en la lucha contra las desigualdades, la pobreza o la injusticia en lugar de hacerlo en armamento, no voy a entrar en el grado de razón que pudiera tener nuestro ovino embestidor en su arremetida contra la ONG catalana umbilicada en el ayuntamiento barcelonés. El chiste, la tartufada del nota éste está en que, desde su nihilismo católico, apoya y defiende con uñas, dientes y retorcidas protuberancias óseas frontales a una super ONG, la más descontroladamente hipersubvencionada, más oscuramente mafiosa y más reaccionaria en sus planteamientos cooperantes: la Iglesia Católica. Los misioneros que molan son los crucíferos faldados a los que llegan los dineros de las subvenciones públicas por una inextricable maraña de tubos que entran por los portones y salen por las cloacas de un estado absolutista, misógino y oscurantista. Los laicos son inexcusablemente unos gilipollas o unos corruptos. Me gustaría haberlo oído si los secuestrados hubieran sido unos curas o unas monjas.

Pero casi lo mejor de todo es el imagínativo título que le endiña al columnón: LA DECADENCIA DE OCCIDENTE , que conociéndolo como lo conocemos para él seguro empezó con la Revolución Francesa, que contaminó al mundo de librepensamiento. El resto del pestífero ladrillo lanzado corre en la genuina linea a que nos tiene acostumbrados este cojomantecas rompefarolas de las calles de la razón civil y laica. Con esa gracia de estreñido maestro en el arte de peer en botijo que son los pregones cofrades, retóricos subproductos inequívocamente franquistas, Javier Tafur xenofobiea a pierna suelta:

En esta ciudad tan hipertolerante y tan megatonta estamos siempre dispuestos a descalzarle la babucha al moro y a ponerle un piso al converso. Véase Garaudy. No obstante, bueno es que nos vayamos acostumbrando. No olvidemos que para el plan de Al Qaeda algún día volveremos a ser la capital de Al Andalus. La perspectiva no puede ser, pues, más desoladora. Para enero dejaremos de fumar en las tabernas, por disposición de la ministra de Sanidad, y para no mucho después dejaremos de beber en ellas, por imposición de los ulemas.

Y no sabes lo que me jode, Javierito, tener que compartir contigo la fobia contra un personaje tan siniestro como Garaudy, a quien ya dediqué un vitriólico recado hace tiempo.

LA SARKOZYZACIÓN DE LA DERECHA CORDOBESA

Una de las más peligrosas asociaciones creadas en Córdoba con el fin de delinquir la forman los miembros de una banda de presuntos (hasta que no sean juzgados y condenados) delincuentes que utilizan las páginas de Opinión de EL DIA DE CÓRDOBA para cometer sus fechorías.  Éstas consisten en infringir con premeditación y alevosía el Código Penal Español, concretamente su artículo 510.1 que prohíbe y castiga la incitación al odio racial y étnico en cualquier tribuna pública. El nombre que usa la banda esconde una pequeña crueldad porque reproduce el propio nombre del colectivo al que odian con toda su alma: Grupo de oPPinión Tomás Moro. El modus operandi de estos elementos es siempre el mismo: armados con una antorcha untada con la pez de la mentira y la calumnia se dedican a incendiar los campos en los que crece penosamente el delicado equilibrio de la convivencia ciudadana, para plantarlos luego de xenofobia. Nada que la ultraderecha nazifascista  prohibida en tantos países europeos más civilizados que éste no tenga en sus bases programáticas, en sus estrategias de uniformización racial y religiosa. La prohibición, nunca deseable en cuestiones de libertad de opinión, se haría necesaria en este caso como prevención de futuras catástrofes sociales y políticas. A nada que se den unas mínimas condiciones críticas y se dé libertad a los portadores de mecha y candela junto al polvorín del miedo y la inseguridad los incendios puntuales están asegurados. No siempre esos incendios puntuales pasan a mayores y se convierten en Holocaustos. Pero peligro siempre hay. Pero su extensión por ahora puede dar lugar a que los ciudadanos acaben eligiendo a desalmados como el perinazi Sarkozy que pasará a la Historia como capturador, encarcelador y expulsador de gitanos, cagándose anchamente en la propia tradición humanista francesa y limpiándose el culo con el propio lema del estado: liberté, egalité, fraternité. A la espera de que vuelvan a legalizarse otros métodos de eliminación más eficaces.

Son muchas las mentiras que sueltan y los trucos sucios que usan estos incendiarios en su último atentado pero para empezar a calentar la antorcha la cubren con la averiada estopa de la ucronía en el siguiente aserto con el que pretenden desmontar el mito de la tolerancia en Al-Andalus. No para ayudar a la comprensión histórica de nuestro pasado, sino con fines estrictamente de rentabilidad política, denigrar e incitar al odio contra los miembros de otra religión:

Políticamente, desde el progresismo imperante, se ha ensalzado hasta el empalago el concepto de tolerancia en referencia al antiguo esplendor musulmán de la ciudad califal cuando -según dicen- convivían las tres culturas y religiones sin cortapisa alguna en una idílica ciudad de las mil y una noches. La realidad histórica y actual demuestra que no fue, ni es así.

Si no fuera porque lo que contiene es maldad en estado puro podría calificarse de profundamente cretina la afirmación de que la realidad actual demuestra que en el siglo X de tolerancia nanay. O sea los reinos cristianos medievales eran demócratas como demuestra el hecho de que los estados occidentales actuales lo son. Por el contrario los moros fueron siempre, como demuestra el hecho de que no tengan democracia actualmente, unos desarrapados morales. El Argumento Tontológico de San Hodierno en estado puro. En cuanto a la histórica, es que no lo pueden soportar, porque todos los indicios que permiten comprender el funcionamiento de aquella sociedad, una vez disueltos los velos del mito, apuntan a que existió una coexistencia pacífica entre los distintos colectivos religiosos,  con preeminencia lógicamente del islámico, protegida por las leyes y por el deseo personal de los gobernantes. Y ello tanto en el periodo de gestación como en el de máximo explendor del estado omeya andalusi.  Este equilibrio, independientemente de puntuales revueltas de carácter social, sólo fue roto roto por las descerebradas e incendiarias acciones de los terroristas suicidas que insultaban los símbolos islámicos y al Profeta de la competencia en las propias mezquitas. Con ello no sólo encontraban el martirio, condenas a muerte legales por infligir las leyes vigentes, sino que ponían en peligro la convivencia y la supervivencia de sus correligionarios. Con el elevadísimo fin de conseguir la gloria personal de aparecer posteriormente posando con un halo luminoso en la cabeza en las estampitas marcapáginas para misal de beata. El nacimiento del mito en el siglo XIX, surge de la necesidad de crear un hito histórico que nos rescatara de la memoria de tanta sangre, represión y tortura con que el catolicismo llenó a este país hasta ayer mismo. Y los mitos no se crean ex nihilo, sino sobre un humus de verdad.

Hay que decirle, por otra parte, a estos malandrines de la razón que, aunque sea un tema absurdo  y que ya produce vómitos retomar un argumento que hace retroceder a hechos que ocurrieron hace más de mil doscientos años, la destrucción de la supuesta basílica de San Vicente se llevó a cabo tras una compra legalizada, lo que desde luego no ocurrió con todas las mezquitas que fueron destruidas sin más a los pocos días de la conquista del sangriento rey cristiano santificado por la Iglesia y sin que puedan servir ninguno de los dos hechos para marcar moralmente actuaciones del pasado con criterios actuales.

Por otra parte en otro lugar demostré que los musulmanes de esta ciudad, los fetén, los pata negra, no los conversos desde la decepción del progresismo, pasan de rezar en la Mezquita porque su subsuelo está empedrado de canónigos en estado de putrefacción y eso les da mucho asco a la hora de postrarse para adorar a su Ser Imaginario favorito. Una irracionalidad más de su concepción supersticiosa de la vida, ni más ni menos respetable que la delirante creencia en que en un cacho pan comestible se mete, tras el oportuno yuyu, un dios-profeta que nació de una pobre mujer analfabeta sin mediación de polvo ni espermatozoide alguno. Así que lanzar sobre ese colectivo que vive tan tranquilamente, trabaja, se divierte, se reproduce y se revuelca en la putre de su superstición como cualquier ciudadano cristiano la calumnia, la infamia y la injuria potencia inevitablemente su conversión en objeto de odio de las gentes que no son capaces de aceptar las diferencias de raza, etnia o religión. Y eso, cacho de mamones, es un delito. Además de una salvajada, que explotáis en beneficio propio. Lo que de verdad exigimos los racionalistas de esta ciudad es la secularización del monumento, su conversión en un museo, algo que tuvieron cojones de hacer los turcos, tan fundamentalistas ellos, en Agya Sofia y de los que han carecido todos los gobiernos de derechas , de izquierdas o de la izmierda real de este país tan democrático y avanzado para hacerlo en la Mezquita de Córdoba, un monumento excepcional del siglo VIII. Okupada por una catedral y fraudulentamente inmatriculada a su nombre por la Iglesia Católica acogiéndose a una dudosa ley emitida por el último gobierno del Hombrecillo Insufrible con el silencio cómplice de los munícipes de Izquierda Unida cordobeses bajo la égida de la Repelente Señora, esa Bernarda Alba de chaquetilla colorá.

DE HELAR LA SANGRE

Últimamente estoy empezando a escuchar voces que apuntan a la necesidad de un cambio de gobierno municipal, de que corra aire nuevo por las salas de Capitulares, en boca de gentes de mi cuerda, gentes de las que yo nunca me hubiera esperado deseos tan siniestros. Porque si es verdad que a estas alturas da asco tener que votar a la izquierda presente, o izmierda real, o a la derecha moderada representada por los sociapollas, la alternativa no es otra, aparte de opciones muy difusas o minoritarias,  que votar a los cristofachas y ahí lo que era asco ya se convierte en miedo. De helar la sangre. Lo que hoy pasa por izquierda tiene permitido gobernar siempre que no intente aplicar a la gobernación ninguno de sus principios programáticos izquierdistas, excepto los que atañen a determinados usos y costumbres morales, que les sirven de coartada. O sea, que haga una política económica estrictamente de derechas. O sea que se conviertan, como han hecho sin rechistar, en partidos de la derecha moderada.  Y hasta los tontos saben que más allá de la derecha lo único que existe es el submundo pantanoso de la ultraderecha, las cavernas franquistas, los fundamentalistas católicos y los utltraliberales salvajes. Y tras el niño del flequillito, conocido como el PiPiolo, y sus melifluas maneras se esconde la carcunda de la que hablo en esta SIMA, los que lo están aupando. La Yihad Católica. La ultraderecha pura y dura. Y cuando llegue el momento exigirán inexcusablemente su cuota. Así, que ya sabéis. Si ganan tendréis aumento desaforado de la xenofobia generado desde el propio poder, sarkozyzación de la política social y la imposición obligatoria del catolicismo más cerril, el que anida como una alimaña dañina en los mechinales de las sectas fundamentalistas: Kikos, Legionarios, Cofrades, Opus…

¡¡¡ESTO FUE TODO, AMIGOS!!!

ME SEAN RAZONABLEMENTE BUENOS Y NO OLVIDEN VITAMINIZARSE Y SUPERMINERALIZARSE LAS NEURONAS SEMANALMENTE CON

LA SIMA DE LOS HUESOS

La Sima nº 20: “Beatus Ille” nos larga estopa

MEJTOIKITANDO (PICA PARA ESCUCHAR)

Mejtoy quitando, mejtoy quitando, solamente me meto devejencuando. Por eso dejé La SIMA, porque he comenzado un proceso de desintoxicación de mi adicción no ya a leer sino a comentar el columnismo cutrefacto cordobés. Y estoy desenganchado, lo juro, sólo devejencuando, lo juro, semueramama que sólo esta vez. Pero hoy un mal amigo, cizañero, me han avisado de que nos sacaban en los papeles, de que nos sacudían agria estopa injuriosa desde las altas columnas cutrefactas de la Hojilla, de que una de nuestras mascotas estilitas favoritas nos falta al respeto desde su altísimo capitel corintio. Y he tenido una recaída, sólo una, lo juro, pero agravada por el dolor de la dentellada que nos han endiñado en nuestro blando corazón de blogueros amantes de la humanidad. Nuestro Beatus Ille favorito (después de Pemancito. ofcors), nos ha llamado ¡¡¡juligans!!!. Bueno él lo ha escrito con acento de Manchester, que es donde se dan las mejores cosechas de ese producto típicamente inglés, que nuestro amigo es más políglota quercopón, dicho sea como mera medida comparativa y no con afán de blasfemar. Concretamente Hooligans de la Opinión. Como un cuchillo al rojo en un trozo de mantequilla. Así ha traspasado el pecho de esta redacción la invectiva que su mascota columnista le ha inferido. No porque no sepamos encajarla, que sabemos, sino por lo que supone de intolerable atentado por su parte a las más mínimas normas de la gratitud debida a quienes bien le quieren. Por un momento nos asaltó la duda de si pecabamos de inmodestia y no se referiría a nosotros, como me indicaba mi alacranesco amigo, sino a otros posibles comentaristas de sus perlas patafísicas, pero desechamos de un manotazo la idea (quita, quita, Margarita): a P. nunca se le conoció comentarista alguno fuera de la redacción de esta Sima: tal es la inanidad general de su pensamiento y de su verbo que nunca jamás leimos a nadie que lo comentara, que alguien le hiciera alguna vez ni puto caso. Sus columnas pasan por la mente de los lectores del diario al mismo ritmo que la propia hoja que los contiene, con menos pena que gloria y viceversa, dejándolas inmaculadas, a la manera de como un rayo de luz atraviesa un cristal. El misterio de cómo un discurso que aúna carcundia jurásica con la vacuidad expresiva más absoluta tiene columna y capitel desde donde perorar en la Hojilla Parroquial radica en que forma parte activa de la mafia fundamentalista católica que es la que verdaderamente manda en esta ciudad, por encima de alcaldes o diputados y que está enquistada en sus costuras como la mugre en los tornillos de las ollas, que hay que desarmarlas para arrancarla y después tirarlas porque quedaron holgueras. Única explicación posible para entender por qué en el principal periódico de la ciudad, de una cadena no especialmente clerical, escriban más curas profesionales y aficionados (cursillistas de cristiandad, opusianos, catequistas lejonarios, neocatecumás, neocatecumenos, etc.) por página cuadrada que en el propio Osservatore Romano, que lo convierten en el órgano oficial ideal de la Asociación de Propagandistas Católicos de Córdoba Amén. Posiblemente al amigo P. sólo le agradecen sus esfuerzos los papás de los niños a los que catequiza o su círculo de poder del Gualestrí local de virtuales boinas, mondadientes y solysombras matutinos al que pertenece y donde pena aguantando Carretos y carretones. Pero sólo a esta SIMA le cabe el irreverente honor de haberlo convertido en un personaje mundialmente conocido en la blogosfera cordobesa y en la de parte de la del extranjero a fuerza de sacarlo semana tras semana aireando sus soplapolleces narcocatólicas a los cuatro vientos y de lanzarlo al estrellato mediático. Y eso merece un poco de gratitud. Sólo un poco, hombrepordió.

Y lo que más nos ha dolido, qué digo dolido, lo que nos ha hecho sentir cuchillas de afeitar navegando por nuestras venas ha sido que nuestro amiguito nos crea muy capaces de asesinarlo, concretamente de darle matarile, si no urgentemente, al menos tras un inquietante por ahora. El ya de por sí irresistible dolor se multiplica por la utilización de esa chulesquísima expresión , una castiza gracieta de clara extirpe nacionalcatólica, que usaban los muchachos del cangrejo bordado en rojo ayer como sinónimo de ultimar en las cunetas a los republicanos maniatados, una expresión prima hermana de la de que le den café, que usó el muy católico general Queipo de Llano para ordenar ultimar a un poeta rojo y maricón y a varios cientos de miles más sin necesidad siquiera de que fueran poetas, rojos ni maricones. Y es la tercera vez este año que un cristofacha de plantilla chilla en la prensa local que los rojos los vamos a matar. Asin empesaron en er trentaisai, dice aún mi abuela. Hombre, P., si a mí si algo me provocas es ternura, con ese flequillito arribajpaña y esos ojillos roedores que me gastas, cómo vas a pensar eso de mí. Yo no soy un matamascotas.

Por eso andamos, desde que lo leímos, llorando por los rincones de la red, fanés y descangayaos, sin consuelo, tanto que no nos quedan fuerzas ni para hacer sangre como nos piden a gritos linchadores los seguidores de esta SIMA. Pero nosotros hacemos oídos sordos y no pensamos usar las defensas que nos aconsejan o que nos vienen a la cabeza. Hay quien nos empuja a argumentar que si aquí a él se le ha llamado meapilas, apelativo no ya cariñoso donde los haya, sino que le va como un guante según lo apuntado por el DRAE, y él lo considera injustamente un insulto, una descalificación y un menosprecio, ¿qué decir de los católicos militantes como él que nos llaman, sin que les tiemble la voz ni las teclas, desalmados y asesinos a los defensores del derecho al aborto y degenerados antinaturales a los defensores de los beneficios del sexo no estrictamente reproductivo, que consideran, y lo dicen a boca gayola, aberrante la legalización de las relaciones homosexuales y a estas mismas degeneradas, y sana la automutilación psicológica y sexual claramente mórbida de sus siniestros chamanes que los conduce a la esquizofrenia sexual de la pederastia?

No, no pensamos utilizar la contrastada verdad de que pa endiñar matarile, su Iglesia Católica se las pinta sola desde hace dos mil años, de muy imaginativas formas y maneras, ni que la libertad esa de expresión de que se les llena la boca tan a menudo ha habido que arrancársela a los católicos, a los militantes, a los aguerridos como él, no a la masa mecida en la hamaca de la superstición automática, a base de legislaciones racionalistas y humanistas a lo largo de los siglos, dejando millones de mártires (nuestros) en el camino.

Porque andamos muy decepcionados con él no nos quedan fuerzas para llamarlo intoxicador confundiendo deliberadamente anonimato con seudonimato.

No, no vamos a utilizar todas las armas dialécticas que tenemos y que él reclama para defender nuestro derecho a no argumentar cariñosa, razonable y oportunamente, como él quisiera y sí a decir, donde y como lo creamos oportuno, lo que pensamos de su apulgarado sistema de valores y por supuesto de su zaparrastrosa manera de expresarlos. Sobre todo porque él habla desde el púlpito de Templo Mediático y nosotros desde la puta calle, sentados sobre las meadas de los perros mientras nos cagan las palomas los tetrabric de tinto. Libres.

Que te den morcilla, P., atada y bien atada por arriba y por abajo.

¡¡¡ESTO FUE TODO, AMIGOS!!!

ME SEAN RAZONABLEMENTE BUENOS Y NO OLVIDEN VITAMINIZARSE Y SUPERMINERALIZARSE LAS NEURONAS SEMANALMENTE CON

LA SIMA DE LOS HUESOS

La Sima nº 19: ¡Viva el mal, viva el capital!

LA EDAD MEDIA DE COLORES

La lección de cretinismo colectivo (1) que dio este pobre país anoche –y a lo largo de todo el Mundial de Pelotismo Pedestre- fue sublime. Al borde del colapso económico, con millones de parados al borde de la indigencia, el movimiento obrero desmantelado, los niveles de cultura social belenestebanizados, las burguesías vicarias a punto de arrebatar al estado pseudosocial los derechos populares duramente ganados tras cien años de lucha, pero felices y aplaudidores como las ovejas que se felicitan y aplauden si una de su establo pee más fuerte que las del establo vecino. Lo peor es la unanimidad, pero también lo consecuente. Este país tuvo en los años 80 tuvo la oportunidad de construir una sociedad instalada en la racionalidad y la justicia social, y esa esperanza estuvo en manos de un partido que había recibido y malversado el mayor capital político de izquierdas de la posguerra europea. El PSOE, en palabras de Santiago Alba Rico obró el milagro de llevarnos aceleradamente a los españoles, sin etapas intermedias, de un Renacimiento malogrado a una Edad Media de colores.  En la que estamos. Se lo recordó el filósofo a la tan joven y ya tan correosa Leire Pajín que tuvo la desfachatez de reclamarse heredera del espíritu de la Bola de Cristal. Las esperanzas pronto defraudadas a nivel estatal, en Córdoba persistieron en su ayuntamiento de izquierdas. Pero por poco tiempo. El asalto de los cargos decisorios de una serie de siniestros personajes, Trigo primero y la Repelente Señora después, acabaron con las pocas que quedaban. Sobre todo por esa especie de Bruja Avería en beato-cofrade renacida, Rosa Joaquina Aguilar Rivero, especialista en subolismo político y en bajar vertiginosamente a cuatro patitas las maromas de barco en peligro. Su alineamiento con los indigeribles poderes fácticos tradicionales, los canónigos banqueros y un empresariado ladrillero roepalillos y su instalación en la estúpida megalomanía de los edificios emblemáticos y las tomatinas culturales más propias para adocenados degustadores de records absurdos que para ciudadanos dotados con criterio cultivado no pudo menos que impedir absolutamente cualquier alineamiento en pro de la racionalidad democrática y la creación de riqueza repartible  entre las clases que los habían elevado al poder. No hace falta que enumere exhaustivamente pero sí la destrucción de la huerta y la sierra de Córdoba a manos de la mayor panda de piratas animados por los políticos al oeste del Segura, el consentimiento nada tácito de la construcción ilegal de un edificio en el que caben varios campos de fútbol (Arenal 2000, nuestro Algarrobico), el fangal del estadio, el Palacio de Sur, La Tomatina Flamenca, la cortinona de humo de la Caspitalidad, el ensordecedor silencio municipal, ante el robo definitivo de la Mezquita por parte de la Iglesia… Pero ¿y lo que viene?

POBRES  DE DERECHAS

Existe para enmarcar una de esas verdades de Perogrullo que debía tener la gente en el salón de su casa en lugar del Sagrado Corazón, el Guernika o el cuadrito de los ciervos: No hay nadie más tonto que un pobre de derechas. Hace un par de años el alcalde de Getafe lo dijo menos finamente, y, siendo quien es y el cargo que tiene, bastante imprudentemente: ¿por qué hay tanto tonto de los cojones que todavía vota a la derecha?. Se refería también a los pobres. Hay que aclarar que pobre se usa aquí en un sentido bastante amplio y adaptado a los tiempos y al sistema de estado de bienestar: asalariados, funcionarios, pequeños empresarios, etc. Gente a la que interesan las políticas sociales por encima de todas las demás cosas. El alcalde constataba una terrible realidad y emitía una temeraria suposición. Que la mayoría de los pobres del antiguo cinturón rojo de Madrid votaban a la derecha y que su partido, el PSOE, era un partido de izquierdas. En realidad lo que el buen alcalde tenía que haber dicho es que por qué tanto tonto de los cojones votaba a la ultraderecha. Como demostró en célebre artículo el maestro Vicenç Navarro. A los políticos vendedores del ultraliberalismo salvaje que ha estado intentando convencer a los dueños de los cotarros (Mercados, antes Capital y luego Globalización) de que el estado del bienestar, las prestaciones sociales y los convenios laborales negociados no son necesarios ya para seguir practicando la explotación del hombre por el hombre, que la humanidad occidental ha sido domesticada por obra y gracia de la socialdemocracia, el socialismo desactivado de afán de cambio de sistema, que negoció la paz social prometiendo la desactivación de la lucha obrera, a cambio de bagatelas. Que la socialdemocracia, el condón que usó el capitalismo para gozar de las plusvalías de los trabajadores sin temor a empreñarlos de rebeldía, ya no es necesaria. Lo descubrieron en los 80 el vaquero Reagan y la Tatcher y lo aprendieron maravillosamente en los 90 traidores como el Blair de la Tercera Vía y otros de la misma calaña. Mientras los socialdemócratas leales al ideario (González en España) desactivaban a los sindicatos de clase mediante prebendas o fomentando los sindicatos amarillos y profesionales, la Tatcher usaba directamente los tanques del bloqueo y el hambre. Con los mismos resultados. Ahora por el miedo a perder las migajas.

Y han triunfado. Por eso ya no escamotean sus verdaderas intenciones. Beatus Ille, Primo Jurado, que espera cargo seguro si gana el PP en las municipales cordobesas pasaba las cuentas de su rosario neoliberal y de las políticas antisociales desde su columnón del Acorazado. Un análisis transparente. Bajo la advocación de Nuestra Señora la Dama de Hierro. La razón de su descrédito (de la socialdemocracia) la dio Margaret Thatcher hace años: El socialismo fracasa cuando se les acaba el dinero…. de los demás. El dinero al que se refería la Dama del Coño de Hierro es el que los socialdemócratas dedicaban a mantener la seguridad social y las pensiones y que ella y su devoto Beatus Ille cordobés creen que les corresponden a las compañías que han de lucrarse con esos servicios. Madrid es un espejo. Hace tres años Gil Calvo lo explicó meridianamente claro.

O Enrique Bellido que opina en el Semanario LA CALLE acerca de las 3.000 fortunas españolas depositadas en Suiza y descubiertas por un chivatazo de un empleado del banco  si no habría que preguntarse si el capital no es libre de moverse en función de las rentabilidades que obtenga, en tanto en cuanto este se haya obtenido lícitamente. Mostrando con ello la idea que tienen él y su partido del carácter social de los capitales y su imbricación en las sociedades que los generan. Yo creo que deberían decirle a Fraga que haga un chistecillo sobre ello ahora que lo han contratado como humorista en Antena 3.  Porque sería de mal gusto que le diera por hacerlos sobre su labor de jefe de sicarios de la banda de criminales que secuestraron el país durante más de cuarenta años. Sobre lo que pasaba en los sótanos de las comisarías a su cargo o sobre los manifestantes voladores que caían muertos del cielo cuando sus policías disparaban al aire. Como en Vitoria en 1976.

O nuestro Dasier Hame de andar por casa, Franky Jurado, que con la excusa de exigir una ley de huelga que controle unas puntuales  delictivas de piquetes informativos lo que exige es una buena carga de dinamita en las esquinas del edifico sindical en general. Nuestra Señora la Dama del Coño de Hierro y Azote de los Sindicatos dejó muchos, muchos devotos en esta ciudad. Sólo con el último párrafo ya es pa despiporrarse: lo que resulta intolerable en esta España del siglo XXI es que cada vez que a los sindicatos les salga de las narices se líe un zafarrancho de combate. ¡ Jajajaja! Cada vez dice. De unos sindicatos que llevan 30 años sumisitos, sumisitos… Soportando una ley de servicios mínimos que engrasan maravillosamente el funcionamiento de las empresas. Zafarrancho de combate. Está haciendo articulismo histórico. Igual se refiere a Soliarnosc, o a las CCOO de los 70. Literatura, que es lo suyo.

El tragacirios Javier Tafur también, desde el puente del Acorazado, se remanga para enjabonar al chico de los recados del exjoven promesa de la política andaluza, Javierazo Arenas, el ojalá también eterna promesa de la cordobesa José Antonio Nieto. Pero antes nos regala unos chistecillos que harían troncharse de risa al mismísimo tronante Osio de la plaza Capuchinas. Como aquel que diu: No soy aficionado a los espectáculos de masas ni a los botellones ideológicos. Sin mover un músculo que da mas rísa, alguien que se traga sinco mir botellones cofrades dende febrero hasta que empiesa la jeria, entre prosesiones propiamente dichas, quinarios, novenas, pregones y demás orgías más o menos masivas del nacionalcatolicismo bagggoco. En cuanto al jabón de olor: Es joven, aunque no demasiado; es sencillo sin parecerlo; es inteligente sin pasar por listo; es sensato sin perder la imaginación; es político sin habérselo creído del todo aún. Pero sa quedao cortito, porque además es el que mejor come y al que mejor le sienta y el único político cordobés poseedor del juego de muñeca milagroso que permite la proeza de mear sin dejar el sello gotita en el borde del Roca. Que sólo por eso se merese la corona del Reino de Salmorejistán. Pero el joío alcanza su cumbre con la maldad fina y final que le gasta al pobre-en el sentido evangélico- Andrés Hens, Agnus Hens para los devotos de sus martirios. Llevan descojonándose en las tabernas cofrades una semana y media el cerífago y sus cuates a costa del honesto y comunista exconsejero de Cagasú. Meresidamente, desde luego.

Así que estos son los que supuestamente van a tomar el poder en la Junta y en Capitulares. Los pobres que quieran un cambio que vayan desde luego preparando pensiones  privadas, bonos para asilos privados, la venta de las empresas municipales, procesiones hasta en la sopa. Y desde luego se relamen con la Caja Única, esa que ayudaron, pero no solos, a torpedear sistemáticamente desde los 90, cuando no tenían ni la más mínima posibilidad de ganar. Muchos queremos su conversión en una gran banca pública andaluza, pero los del caracolillo pescuecero la convertirán sin duda en la gran sucursal del Santander. Botín, Botín, Botín. Cómo les gusta esa palabra. Nunca Guatemala y Guatepeor estuvieron tan cerca.

MONSE BOCAZAS

Monse Demetrio IBáculo Tieso contra la Morisma, no defrauda las expectativas que teníamos puestas en él. Lo dijo Monse Avida Dollars en una misa dedicada a uno de esos sienes de mártires de la Cruzada vilmente asesinados por los rojos que con su máquina de churros de beatificar mártires de la Cruzada nos regala tan primorosamente cada semana B16, un pobre cura de barrio llamado san Josemaría Escrivá de Balaguer.  Que la Junta es una jodía tacaña que no le da pasta a la Iglesia pa que aregle sus cosillas. Lo dijo, como es propio en su carácter recovecoso, en estilo indirecto, como el detective de Gila. Yo creía, que aquí, como en Tarazona… Pero hombre don Monse, que es de mu mal mal gusto hablar de dineros en una misa dedicada a un pobre cura que vivió en la indigencia toda su vida. Y ha tenido que ser el paquidérmico, por la textura de su pellejo, Paulino Plata el que venga a decirle: eres un bocazas, obispón. Bueno, así no se lo ha dicho, que aún no han perdido las untosas maneras de tradición igualmente episcopal nuestros pesoeístas. Lo que le ha dicho en perfecto politiqués es que antes de hablar se informe. Que si en algo es experta la Iglesia es en ordeñar presupuestos públicos para edificios privados. Y que en la Tierra de María Santísima, dada la proverbial afición al incienso, la cera y las misas de la izmierda reinante, más.

Pero donde ha estao sembrao don Deme esta semana ha sido en el perentorio recordatorio a los católicos de que el catolicismo no es una religión a carta. Más razón del santo que propiamente es. Aquí la inmensa mayoría de los católicos cumplen sólo según que cosas. A lo mejor van a misa pero no es ya que follen sin fines procreativos y miren a sus parejas (y a las ajenas) poseídos de ludibrio como prohibe expresamente el Catecismo, es que se hartan de usar condones, dius y otros artefactos que tratan de engañar al Buen Padre Celestial. Un porcentaje elevadísimo vota a los demonios socialistas e incluso muchos de los políticos católicos lo son. Insensatamente desde luego y contraviniendo las normas catecismales. A la carta, usted lo ha dicho. Yo creo que deberían anatemizarlos, don Deme, de una puta vez. Quien no cumpla estrictamente todo, pero todito, lo que dice el catecismo, a la puta calle. Expulsados del manto protector y de la cobertura del Seguro de la Socidad del Bienestar del Más Allá. Y por supuesto denunciar en los tribunales ordinarios a quien use falsamente el título de católico sin cumplir los preceptos preceptivos. Pero para ello, permítame que le aconseje humildemente este ateo empedernido, con alma de pedernal, tienen que eliminar la confesión. Esa trampa-espita  que ustedes inventaron pudo tener utilidad en otros tiempos, cuando no había libertad de culto pero ahora échenle cojones incensados y elimínenlo. Ya no sirve como sistema de información de secretos pecados, porque ahora todo el mundo los airea sin pudor,  sólo para eso de lo que su minensia abomina: para tener religión a la carta. Follo con condón contraviniendo al Santo Catecismo luego me confieso.  Un poco de contricción, un pellizco de dolor de corazón una cucharadita de penitencia y les sale una Sopa del Perdón que te cagas. Y gratis. Nada hombre. Aquí a apechugar. O acepten lo de la carta y cobren como en los restaurantes. A tanto el perdón de tal pecado. Cuanto más sabroso más caro. Un condón: 100 €. Una mentira política, 1000. Votar al PSOE… 3. Y en Cuaresma, sustanciosas rebajas. Seguro que tienen para pagar los arreglos del patrimonio común que ustedes patrimonializan y maltratan. O para sobornos a las víctimas de sus curas follaniños.

COLLAR DE PERLAS CULTIVADAS

Demoledor artículo de Isabel Agüera contra el Sistema Educativo Español, escrito además en ese efectivísimo de la muerte estilo entre fábula de Tomás de Iriarte y sermoncillo de catequesis, aparentemente ingenuo, pero con la dinamita barrenaria necesaria para alcanzar honduras abisales en el análisis de las inquietantes relaciones profesor-alumno, de la insondable crisis que aqueja al Sistema Educativo del Hemisferio Norte. Artículos como éste de la gran escritora y maestra son los que prestigian y cimentan la gloria del decano rotativo cordobés. Más como ella, Señor Director.

Un nuevo caso de descubrimiento de articulistas fusiladores de textos ajenos. Un avispado lector coloca en los comentarios un enlace que destapa violentamente la manta que cobijaba la aparente originalidad de un plumilla de la Hojilla. todo un Doctor en Filosofía y Letras. Hay que ser antiespabilao empedernido pa colocar una palabra tan difícil como olocracia, que se presta a ser buscada  inmediatamente en el Google, en un artículo fusilado de la propia red. LA COPIA y EL ORIGINAL. Manolito Villegas, qué vergüenza cuando se enteren sus alumnos que anda escribiendo con chuletas… Otros casos en la misma Hojilla AQUÍ.

Si a Monse pide pasta pa enlucir iglesias Miranda pa sus cofradías. Pero nuestro rencoroso cofrade pasa el cepillo entre los emprendedores de Alfredo Romeo. ¡Implementen un nuevo palio, gurruminos! Mira Luisito, te regalo una idea pa que la implementes: mejor un impuesto por tapa o copa servidas en noche de sacra tamborrada. 10 céntimos por flamenquín, 7 por salmorejo, 3 por tubo de birra y 15 por cubata. pa cuando ganen los tuyos. Vais a tener pa ponerle un palio hasta al Hermafrodita Alado del Puente. El de la merluza en la cacha.

Mu feo lo que hizo Alfredito Romeo en su pograma de Es-Radio y de las JONS el jueves pasado. Pero que mu requetefeo. Me ha dejado con el corazón encogío. No por el cuentecillo de la lechera congresista que nos endiñó y que no se lo cree ni un niño de la selva criado sin tele y sin pleisteichon. Ya sabemos que los empresarios triunfadores que implementan grandes proyectos que procuran Grandes Avances para la Humanidad son dignos de admiración, incluso del implemento de placas rotuladas con sus nombres en las calles. Mismamente sólo hay que verlo a él. Pero para crear ambiente diferencial marcador de la distancia no hace falta la crueldad de poner ejemplos con nombres y apellidos de grandes fracasados. Aunque yo no tenga puta idea de quienes son me solidarizo con los furbolistas esos del Córdoba F.C. que no llegaron a nada, que no implementaron adecuadamente las enormes esperanzas depositadas en ellos por la castigada afisión cordobesa y a los que puso nuestro brillante emprendedor y ameno radiofonista como ejemplo de gordo seboso en anuncio de adelgazante. Si alguien conoce a algún psicólogo desos de tragedias colectivas debería enviárselo a casa por si escucharon el pograma. Antes de que se hundan más y cometan una tontería. Malo, Alfredito, que eres un malo.

El esforzado propagandista católico Beatus Dancausa no se sale del carril del clasicismo: Iglesia y Monarquía. La semana pasada nos descubría la luminosa verdad de que para ESTADO DE BIENESTAR el que proporciona la Iglesia. Que no la vota nadie. Pues nada, que vuelvan a mandar como siempre hicieron. Sin votos, que estos corrompen la labor social del más pintado. Ésta, la inconmensurable grasia, sensillés y pofesionalidad de nuestros Borbones. Dios, Patria y Rey. La Patria, como el valor en la mili se le supone. ¿Quén da mas?

El grupo de oPPinión CamPPus Veritatis abandona la propaganda gaviotera por una vez y se lanza al mar de la poesía de jaca y reja  y el entusiasmo metafórico folklofriki. No ya esa gilipollez hecha título que nos endiña: Símbolo, narracion, poema, melodia, fusilada además de un antiguo eslogan municipal julioromeresco, sino la infumable colección de lugarazos comunes caspitosos para ensalzar la Tomatina Flamenca, el glorioso invento municipal para que acabemos en el Selecto Club de los Guines Records juntando al mayor número de artistas flamencos de la Historia de la Historia de la Humanidad en el menor espacio urbano posible rodeados de la mayor cantidad de gente sin servicios públicos donde evacuar que quepa en el menor espacio posible. Y una vez conseguido el record y con el personal como sardinas en lata pedir: AHORA TOCAD TODOS LAS PALMAS. A compás, claro. Como botón esta perlita: Córdoba se interpreta cada Noche Blanca y no debe correr el riesgo de ser parásita de su propia belleza. Ele la grasia esculpiendo frases para la Historia. La guardaré para mis ataques crónicos de estreñimiento, que los movimientos persitálticos de mis tripas ya empiezan a ser inmunes al párrafo de Antonio Gala que uso desde hace años.

La unanimidad es lo que más duele. Si al menos en el caso de la megalomanía municipal de la absurda construcción de un Centro de Congresos Emblemático de la Muerte tragamillones alguien ya ha levantado la voz públicamente en los medios locales y como el niño del rey desnudo ha dicho la única verdad posible, que desde el principio todo fue un despropósito monumental fruto de la ceguera cretínica (o el espurio interés) de unos políticos sin puta idea de nada, en el caso de la Noche Blanca, nadie lo ha hecho aún. Pero no pierdo la esperanza. Sólo hace falta un poco de distancia o de sensatez. Y de valentía para luchar contra la atmósfera gelatinosa de discreción que atenaza desde siempre a esta desgraciada ciudad. Porque juntar en una ciudad de casco antiguo laberíntico y por muy grande que sea a 200.000 personas en plan botellón en una sóla noche a la caza de 600 artistas repartidos estratégicamente, actuando en lugares incomodísimos e inadecuados es un absurdo tan morrocotudo que sólo las enormes dosis de anestesia que recibimos cada día, especial para perpetrar atentados culturales sin dolor ni culpa, pueden consentirlo. Cuando el resto del año la paramera flamenca es más que proverbial. Y a eso lo llaman cultura. Con toa la cara. Tal vez con la resaca de la posiblemente frustrada Capitalidad Cultural de los cojones…

CAGÁTE EL MAL ALCAHARIENTO COMBATE

Para terminar la glosa de nuestro más emblemático gadedrádigo, don Hodierno Manuel Cuenca Toribio, decano de la Facultad cordobesa de Filosofía y Letras en los tiempos gloriosos de la Transacción. El último párrafo de su textículo sabatino EL FRANQUISMO COMO BANANIDAD me ha llenado de nostalgia, don Hodierno Manuel. El recuerdo de cuando los estudiantes de Filosofía, tratando de ejercer nuestro derecho a la protesta callejera y la denuncia más o menos visible éramos graciosamente apaleados por la policía franquista en la puerta de la facultad media hora exacta después de que una llamada desde un despacho del piso alto los hubiera convocado. Créame que siempre supimos de su sentido del humor y de su afición a gastar bromas al alumnado. Eso nos hizo mucha más divertida la lucha antifranquista, agriada por la excesiva rigidez de las consignas de la época. Por cierto, ¿qué dentrífico usa para el mal alcahariento de egos inembridables?

(1) Mi sobrino A. (Sobrinito Pedante) ha venido hoy a aliviarme un poco. Me ha enviado una colección de enlaces de la visión alternativa del Puto Mundial. Hoy, más que nunca, imprescindible. Lo que más me alegra es comprobar cómo mi callada, pero persistente, labor de corruptor de menores a que lo he sometido desde hace años ha dado su fruto. Corrompe a un niño: mátale los Reyes Magos.

Nº 18: El rabo del dinosaurio

EL RABO DEL DINOSAURIO

Se ve gracioso un poderoso dinosaurio tratando de aplastar a rabazos a una pequeña pulga que ha conseguido milagrosamente penetrar con su aguijón en su coriáceo pellejo. Como el Tiranosaurio Rex Mir Jordano, un aclamado héroe de la caza mayor, disparando con artillería pesada disfrazada de displicencia al pequeño pulgón que ha osado endosarle un pequeñísimo aunque agudo picotazo en un finísimo capilar nervioso de su elaborado orgullo de prócer local en expectativa de que le dediquen calle. Lamentable espectáculo el que representó hace dos semanas el Mítico Personaje desde su alta columna de la Hojilla Parroquial Cordobesa ante sus apergaminados seguidores descendiendo desde los mullidos salones pompier donde habitualmente departe de tiros y troyanos al fangal arrabalero para llamar imbécil a un insignificante bloguero y de paso descubrir la tramoya que soporta su prestigio de apulgarado intelectual de casino, taleguilla y montería.

El ecosistema en que se han desarrollado estos descatalogados lacértidos los ha protegido hasta ahora de borrascas sarcásticas y lluvias ácidas. Llevan toda la vida emitiendo sus gilipollescas flatulencias, zorrunas, machorronas,  desde los altos columnones de la prensa de esta ciudad de estructura cultural estrictamente analógica, obediencia comprada y discreción devocional sin que nadie se descojone merecidamente de ellos. El propio dinosaurio lo describe de maravilla con la anésdota que le sirve de aperitivo: la del excelso belcantista disturbado por el juececillo imbécil y fracasado sentado en primera fila. Pero eso sí: con cara distinguible ( ¡qué manía con la cara! ¡ni que la quisieran para partírsela al portador!). Anésdota que ni pintiparada para quien está acostumbrado a que su ego sea con más frecuencia masturbado que disturbado. Describe nuestro alcanforado plumilla literalmente a los juececillos emboscados que, alzados en el divino pedestal que ellos imaginan tener bajo sí, critican con darditos sarcásticos a los publicistas más acreditados y leídos, en nichos abiertos en Internet, firmados siempre con seudónimos individuales o encubridores titulillos colectivos. Sin desperdicio ¿qué no? Recomiendo leer el texto completo. Más que nada para disfrutar de su pericia en el delicado arte de hacerse la lía un picho hilando argumentos, cosiendo palabras e hilvanando subordinadas más que con la puñetera informática, como afirma ocurrirle displicentemente nuestro mítico intelectual. De todas formas es una pena que un espíritu tan cultivado como el de don Rafael confunda a estas alturas la butaca del extinto Duque de Rivas con la blogosfera. Y el 2.0 con el columnismo estilita casposo-jurásico. Pero sobre todo que rebaje su enorme prestigio de ínclito, eximio, indescagarrutable intelectual cordobés galliteando con juececillos digitales pseudonomizados por delante y por detrás con sólo el graduado escolar por estandarte. Y tiene razón, don Rafael, donde se ponga una invectiva escrita con estilográfica…

PERIPATRIOTISMO

Nuestro paisano Gervasio Sánchez ha vuelto a incidir en lo que esconde el patriotismo español representado por la bandera rojigualda  y el himno monárquico, los símbolos actuales de un estado cuyos presidentes han sido unos destacados vendedores de armas a países con conflictos internos o guerras abiertas y que si alguna vez se formaliza un tribunal internacional contra vendedores de armas varios de ellos tienen un puesto asegurado en el banquillo de los acusados. Esos símbolos representan a un estado que mantiene actualmente campos de concentración donde hacina a los inmigrantes que vienen del hambre bajo la única acusación de poseer un cuerpo y los tortura sistemáticamente mediante la eliminación de sus derechos (humanos, como ese mismo cuerpo, según su propia definición), un estado asentado sobre la ocultación y revalidación simbólica de un genocidio perpetrado por las clases dominantes de este país para continuar su dominio. Un estado que participa entusiásticamente en la ocupación militar de un país asiático codo con codo con los estados piratas occidentales, autoproclamados ilegal e ilegítimamente gendarmes  del mundo. Y desde luego esos símbolos representaron desde su nacimiento a la España más negra, más caciquil e inquisitorial hasta que higiénicamente fueron sustituidos por otros, que simbolizaran mejor la esperanza de la democracia y entrada de España en la modernidad. Que arraigaron rápidamente y se hicieron más queridos y populares para la mayoría de la gente tanto pobre como ilustrada que los otros en sólo 6 años. Hasta que los dueños de los cortijos, sus perros de presa con gorra de plato y espadón enhiesto y los inquisidores purpurados los fusilaron y enterraron en una cuneta, junto con 200.000 ciudadanos minuciosamente escogidos de entre los millones que los habían hecho suyos. Y porque si los matan a todos se quedan casi sin gente a quienes exprimir y explotar. Para que nada cambiara. Para impedir que la democracia tocase sus milenarios privilegios de clase. Y para que 70 años después todavía un neopollo-pera juntaletras con el selebro pringado de patrico pueda escupir su mala baba neofacha -modernicemos los títulos-, aunque disfrazada de constitucionalismo conservador, y decirnos que ya por fin, a pesar de una izquierda retrógrada, guerracivilista y sectaria, el fútbol ha conseguido que los símbolos de la España negra y terrible de la uniformización ideológica y religiosa sean asumidos naturalmente por los españoles. Y alegrarse por ello. Ya lo dije el otro día: si el patriotismo a secas es el último refugio de los canallas, el patriotismo futbolero lo es de los cretinos. Alberto Díaz-Villaseñor se llama la criatura. En la Hojilla Parroquial. Y además de reaccionario orgulloso, aún no se ha enterado de que el origen del himno monárquico es una versión de la introducción a una nuba árabe que cantaban los moriscos españoles y que acabó representando patéticamente los valores del mismo estado que los etnocidara previamente. Un cruel recochineo del mismo calibre que el de la izmierda actualmente reinante reivindicando los valores que representaban la tricolor y el himno de Riego.

LA NOCHE DE LOS BURKAS VIVIENTES

Hace tiempo solicité ser considerado persona non grata en Coín. Tras denunciar la desvergüenza de su alcalde del PSOE por homófobo y cagao e incluir al bonito pueblo malagueño en el ranking de los pueblos más tontos de España. Hoy les voy a dar otro motivo más añadiendo un haz más de leña a la hoguera de la denuncia de la estupidez supina de su equipo municipal en pleno. Salvo, como siempre, el concejal de IU. Como siguen con el mismo alcalde, el melifluo cobardón Grabielito Clavijo, es normal que hayan resuelto prohibir el burka en un pueblo en el que no se ha visto jamás ninguno, ni tiene otros problemas que resolver. Porque crea alarma social. Acojonados están los cojineños o cojinenses o cojinetes, o como carajo se llamen, por la posibilidad de que se les llenen de burkas los centros oficiales. Y por la existencia de tres mujeres que usan niqabs (que nada tiene que ver con el burka) en el pueblo y a las cuales además sus maridos no las dejan salir de casa. Y aunque así fuera daría lo mismo, porque en la calle aún no pueden prohibirlos. Ya les gustaría. Como prohibieron las exposiciones de artistas homosexuales en las santas dependencias municipales. ¿O la alarma social ha venido de los mismos que chantajearon entonces al alcalde para que lo sancionara? Lo dicho, aún lo tienen crudo, porque superar a Morón les va a costar Dios y ayuda, pero es admirable el esfuerzo del equipo municipal en pos del título de Pueblo Europeo de la Cretinidad 2012.

Todo apunta a que se está preparando un gran pogromo contra los inmigrantes. Contra todos, pero para empezar, los moros tienen más vistosidad. Es lo que tienen las crisis económicas importantes desde que el mundo es mundo: que necesitan chivos expiatorios para que la gente desvíe el legítimo odio contra los culpables de sus males contra cualquier pringao que pase. La movida de la prohibición del burka y la sintomática e interesada asunción del nombre de una prenda inexistente en España para englobar a todas las otras que sí lo son, aunque en insignificante número, apunta claramente a ello. Cuando llegue la hora ya habremos acumulado suficiente rencor energético en la batería de nuestro odio. Porque se trata de prohibir parcialmente algo que ya está prohibido: escamotear la identificación en centros oficiales en los que es necesario. Y en las guarderías, a la hora de entregar un niño, no creo que se haga a quien no lo esté debidamente. Y prohibir totalmente algo que es anticonstitucional prohibir por pura esencia democrática: la libre representación de la individualidad. Tratan los nuevos inquisidores de  impedir el ejercicio de la libertad en nombre de la propia libertad. Después hablamos de las causas. Pero esa es otra lucha que nadie está dispuesto a pelear. Porque entrarían en cuestión los privilegios de la religión mayoritaria y todas sus crueldades y contradicciones con la democracia supuestamente vigente. La religión islámica es tanto o más (porque vino a sumar estupidez cuando ya había demasiada) estúpida que la católica o que la judía, pero aquellos que piden que no se relacione el mensaje de Jesús con el ritualismo supersticioso, la opulencia vaticana o la afición de los curas a los manoseos infantiles, deberían ser capaces de exigir que no se relacionase al islam con prácticas tribales reverdecidas por hijosdeperra con petrodólares de la misma familia que los obispos ratzingeristas. Como alguien escribía el otro día: Prohibir el uso público del burka para evitar la discriminación de la mujer es como prohibir los moratones para erradicar el maltrato. O como ayer mismo Savater: Llamar a esos procedimientos impositivos “libertad” o “dignidad” es utilizar un nuevo lenguaje similar al que George Orwell patentó en “1984”. Y más adelante: ¿Víctimas? Entonces ¿por qué no las salva? ¿No es humillante considerarlas a todas así, quieran o no? ¿No es una ofensa a su dignidad y a su libertad? ¿Por qué la ministra Aído no se decide ya a declararlas “enfermas” y tratarlas como a los homosexuales en esa clínica catalana que se ofrece a curarlos?

El que lo tiene absolutamente claro es nuestro jurista plumilla Marcos Santiago que hoy nos regalaba en La Hojilla Parroquial con un graciosísimo que te meas chistecillo sobre el burka, el carnaval, y, con la elegancia humorística que le es natural, la gomilla de las bragas de las moras. Que dice que habría que considerar disminuídas psíquicas a las musulmanas que decidieran, por grado o por fuerza de su victimismo atávico, ponerse una prenda que en este país aún no se ha visto ni en esos carnavales sobre los que chistosea. Y anima entusiásticamente al estado a que no desmaye en su afán de perseguir a los burkas fantasmas. Lo mejor es el ingeniosísimo supuesto jurídico que le regala para que pueda perpetrar la represión más cómodamente: Consentimiento viciado por sometimiento subcultural en entorno fundamentalista. No se riais, coño, que parece que lo dice en serio. Lo malo es que ese mismo supuesto serviría como un guante a la mano represora para prohibir los hábitos y las clausuras de las monjas, sobre todo de las que importan de una sospechosa manera (¿con contrato de trabajo?, ¿les pagan?) de los países del Tercer Mundo. Porque la prenda que en realidad quieren prohibir en las calles de este país supuestamente democrático los políticos gilipollas que nos gobiernan es hermana gemela de las monjiles y se llama niqab. Y entonces se armaría el lío. Y por supuesto la necesaria garantía de la libre representación de la individualidad en los espacios públicos que caracteriza a la convivencia democrática, nuestro jurista se lo pasa por el arco del triunfo, o por la gomilla del gayumbo, como con su proverbial fineza diría él mismo.

LOS JUECES DE VERDAD

Celemín Porrero podría ser un personaje del genial Ivá, un ocasional compañero de canutillos del Maki Navaja, pero en realidad es un juez de verdad. Quiero decir que es real, que tiene entidad real. Se ha hecho famoso porque ha salido a la luz la índole de los interrogatorios a que somete  a los inmigrantes que aspiran a la sublime nacionalidad española. Al pack de derechos entre los que se incluye el de ponerse una bufanda rojigualda en el pescuezo y hacer el australopiteco cada vez que un analfabeto millonario nacional patee un balón con maestría. Me imagino que muchos de ellos no sabrán si al final del interrogatorio el juez de verdad, perdón, real, les dará un quesito del TRIVIAL o la nacionalidad española. Porque seguro que ellos esperaban que les hicieran cantar el campeooooones, campeoooones, ooooéee, ooooéee, oooooéee, la fórmula cultural de españolidad más patriótica del momento que el nombre de algún cagaversos de la posguerra. A mi sobrino D. seguro que ese juez de verdad, perdón, real, le retiraba el DNI. Y es que como decía mi abuelo, si los tontos volaran el cielo se oscurecería en un santiamén. Lo malo es cuando la estulticia es representada de verdad, o sea realmente, por un malvado. Entonces se llama iniquidad y se caracteriza porque el tonto además se caga en la cabeza de los que quedamos (o quedan) abajo.

CONTINUARÁ (O NO, DEPENDE DE COMO ME LEVANTE MAÑANA O SE SI ME TRINCAN LOS QUE BUSCAN MI CARA)

Nº 17: La ROJA me la trae FLOJA

Ya sé que para ser cronista deportivo de un mass media basta y sobra el coeficiente intelectual de una zarigüeya, como demuestran verbigracia los telepollas de Canal Sur cada jornada, pero hay días en que te dan ganas de exigir que los cambien por verdaderas zarigüeyas. Ayer sábado por ejemplo para comenzar con una supermarca y poner el listón ya de entrada bien alto en la carrera de gilipolleces que habrán de escuchar y leer los aficionados al espectáculo de las coces en campo de hierba durante el Mundial, La Hojilla Parroquial colocaba la siguiente perla en su escaparate: SUDÁFRICA SE RINDE ANTE LA MAGIA DE ESPAÑA. La ilustración mostraba a unos sudafricanos de color (negro) ataviados de faralaes bantúes marcándose unas boleras ante los pelotistas patrios vestiditos con el preceptivo y primoroso trajecito primera comunión que les obligan a llevar. Uno hubiera esperado, para justificar el texto, ver en esa imagen retratado a cada cual en el rol contrario, es decir, los pelotistas danzando mágicamente y a los sudafricanos de color (negro) sentados y rendidos ante el espectáculo. Pero el patriotismo deportivo es lo que tiene que no es que sea el último reducto de los canallas, como el a secas, sino el de los cretinos. Pero me imagino que tanto la foto como el texto podrían justificarse por su condición de meras alegorías, pero es que lo alegorizado no es menos cretino que la propia alegoría. Un país que va a recibir la atención mundial por 20 días al acoger a un montón de selecciones de pelotistas pedestres de un montón de países ante los ojos del universo entero sólo se rinde ante la magia de este paisito de roepalillos emboinados. Lo dicho, que los cambien por zarigüeyas.

El columnismo cutrefacto cordobés ha estado sumamente comedido esta semana. Están sumamente contenidos en sus excretaciones cristofachas y folklofrikis nuestros estilitas. Hay quien me dice que por culpa de la propia SIMA. Desageraos que son. El acorazado ABC ha cambiado de diseño y el local ha estado no operativo dos días. La amenaza de escamoteo definitivo significaba incluso el cierre definitivo de LA SIMA. Pero hoy ha vuelto guapeao. Eso sí, sin las fotitos de los autosujetadores del careto el dire Poyato y el noctívago adorador Primo Jurado. En la Hojilla Parroquial insertan la contestación cuasi institucional del rectorado de la UCO a la patada en los riñones que les endiñó hace dos semanas el catedrático Valcárcel. Mu flojita, mirusté. Menos ironía de la señorita Pepis y más leña queremos los espectadores. La Hojilla hoy domingo nos regala con dos ladrillos plastoevangélicos de los dos curazos de plantilla: el hermano del Padre Sonrisas, Jaime Loring O.J., que persiste en su empeño de demostrarnos que se coló en el Caballo de Troya y que sabe del Mesias ese más que la Madre que lo Parió, y la chicharra ensotanada, el correoso Cura Gil, que hace una vibrante apología del masoquismo católico, esa respetable forma de desviación sexual.

El gafe que tiene esta ciudad con las juersas bibas que le vienen tocando en los últimos tiempos sólo es comparable con su increíble capacidad para seguir confiando en la divina providencia. Salvo en el ya mítico principio de los tiempos democráticos en que Julio Anguita prestigió la alcaldía, los demás personajes que nos han tocado para ejercer los poderes políticos y culturales ciudadanos han salido sin excepción de galerías perfectamente catalogables como frikis en su imagen pública y como de atroces en sus actuaciones. Hagamos un somero repaso. El músculo financiero ha estado representado por una panda de canónigos de chocolate con picatostes capitaneados por un Enorme Buñuelo de Incienso que ha avergonzado sistemáticamente con sus descacharrantes ocurrencias megalómanas a propios y extraños, a la vez que compraba a la antigua metiendo calderilla en la boca a toda la ciudad para poder saquearle los bolsillos a placer. El productivo por un traficante de metales preciosos transmutados alquímicamente en ladrillos, modelo ocasional de arcángeles playeros y erector de desopilantes arcos de triunfo, cuyas actuaciones profesionales están todas en los tribunales y las estéticas en las antologías del Mal Gusto Mundial. En lo político por una Repelente Señora de plastificada mueca asonrisada empleada durante años y en cuerpo y alma a su exclusiva autopromoción para lo que, proviniendo del Partido Comunista, no ha dudado para conseguirlo en falsificarse en todos los campos posibles, menos en uno: su capacidad de traición a lo suyos y a sus votantes. El cotarro intelectual por un plumífero papagayístico apayasado sostenido por bastón, autor de una extensa obra de efectos altamente laxantes. En la música por el Queco, creador de ese estilo genuino aflamencado cordobés basado en un melisma lastimero producido por un movimiento sincopado de la quijá de abajo, especial para cantar a la mujer cordobesa, a las flores cordobesas, a la macetas cordobesas, a las callejas cordobesas y otros imaginativos (y vanguardistas) motivos de inspiración poética.

Pero la nueva amenaza que pende sobre nuestras mareadas cabezas nos viene del espacio exterior y se llama MORATINOS. Como alcaldable de Córdoba. Y la pregunta que de entrada le viene a cualquiera a la cabeza es: ¿y qué tiene de malo Moratinos? Y la respuesta es: MUCHO. Porque Moratinos es uno de los políticos más TRAMPOSOS de todo el hemisferio norte. UN TIPO QUE LLEVA 20 años haciéndose el neutral en el conflicto palestino pero que no ha parado de echarse amigotes, pero amigotes de verdad, no como el millón de Roberto Carlos, en cualquiera de los gobiernos israelíes que ha conocido y amiguitos felpudos entres los palestinos. Hay que serlo de todas maneras para poder ser ministro de Exteriores de un país como España y miembro de un partido que reclama la identidad la izquierda, instalado permanentemente en la mentira. Pero es que Moratinos es un político perfecto para ese papel. Un verdadero profesional de la doblez, la mentira y la iniquidad. Yo lo llevo siguiendo hace mucho tiempo y le llevo contabilizando todas y cada una de las miserias que contra la razón de la izquierda viene perpetrando desde que fuera Enviado Especial de la U.E. para Oriente Medio en los 90 y se la pasara con esa vocecilla eunuca que gasta pidiendo a ambos, ¡¡¡a ambos!!! al estado genocida y ladrón israelí y a sus víctimas palestinas que se llevaran bien, culpabilizándolos por igual.  Sólo tenéis que verlo en el video en el que da su versión de los hechos en el asalto del ejército israeli a la flotilla desarmada y las medidas que no  tomaron, que han tomado y que tomarán los europeos para evitar el genocidio final de un millón de personas encerrados en el mayor campo de concentración del mundo. Medidas de sastre para hacerse un traje de perfecto macho de la raza caprina.

Desde aquí hago un llamamiento para recabar fuerzas y presionar al PSOE. Vale que nos encule con las medidas más reaccionarias y procapitalistas de la historia reciente del país, vale que hayan demostrado ser sólo unos peones útiles para imponer la razón de los mercados sobre la razón democrática, el condón que se ha puesto el neoliberalismo para violarnos sin peligro de embarazarnos de rebeldía, pero que no castiguen a esta ciudad mandándonos un candidato tan abyecto. No es que piense que tanga posibilidades de ganar, pero la sólo idea de tener que ver su careto afichado por toda la ciudad durante la campaña me descompone los centros ventrales. Que se lo metan donde les quepa.

LA SIMA DE LOS HUESOS SE TOMA UN MERECIDO DESCANSO. AL MENOS DURANTE UN MES ESTARÁ INOPERATIVA. DESPUÉS YA VEREMOS. ESPERO QUE AL MENOS DURANTE ESTE TIEMPO HAYA SERVIDO PARA DIVERTIROS, ENTRETENEROS Y FORMAR VUESTRO CARÁCTER. Y, A LOS QUE CORRESPONDA, PARA IRRITAROS.

SED RAZONABLEMENTE BUENOS

Nº 16. Sables enhiestos ante el Señor

SEMANA del 6 al 12 de JUNIO (SEGUNDA PARTE)

Desde su puesto privilegiado del acorazado ABC esta semana a nuestro capellán castrense frustrado Primo Jurado le ha dado por lo último, por lo castrense y se marca dos desorbitadas pasadas de incienso al gremio militroncho. De sus tiempos de Turiferario Mayor del Orondo Cura Banquero le queda la portentosa habilidad en el manejo del incensario, que emplea con bélica reciedumbre este jueves en el primero, del que no pongo ni enlace por evitaros precavidamente su indigesta lectura y con marcial indignación en la segunda, de hoy mismo. Que está mu mosqueao porque ya no se permite a los cadetes mantener enhiestos sus viriles sables ante el cuerpo de Cristo el día del Corpus. Y para defender el derecho de unos miles de degustadores de esos espectáculos religiosos que atacan directamente el espíritu y la letra de la Constitución y del propio cristianismo se permite algunas bellaquerías propias de su condición de reaccionario empedernido. Que dice que el gobierno no tiene derecho a decidir si los soldados levantan el sable ante los símbolos de la particular religión católica, porque desde la Revolución Francesa el Ejército es el del pueblo y para el pueblo. Como toda institución pública no es del Estado, sino de los ciudadanos y debe reflejar los gustos y deseos de éstos, no de los gobernantes. Eso mismo. No el gobierno, sino él mismo es el Intérprete Mayor de los gustos y deseos del pueblo, nuestro noctívago adorador con o sin sable es quien decide que el gobierno no representa al pueblo que lo ha elegido en las urnas. Y desde luego que el ejército, precisamente el glorioso ejército español, es del pueblo siempre lo ha demostrado el hecho de que la única guerra que ha ganado en el siglo XX haya sido, aparte del valiente gaseamiento de rifeños desarmados, contra ese pueblo al que dice pertenecer para violar su voluntad cuando se lo mandaron los administradores de los símbolos esos a los que los cadetes les presentan armas.

Esta ciudad está desconocida desde hace poco. En esta Feria de los Discretos que retratara Baroja jamás nadie se permitió una voz más alta que otra en público para dirimir  las salvajes luchas por el poder cuando existía una especie de manto protector que garantizaba que en el saqueo había para todos. Así que los navajazos se daban bajo cuerda y las putadas se gastaban con sonrisas en los labios. Ahora parece que todo ha cambiado y se han perdido las formas discretas de antaño en los medios de comunicación. Ya se habla abiertamente de navajazos, como aquel del que  señalaba el pepero Juan Ojeda que le había asistido el Cabildo a la Junta y se llama cabrón, vago y maleante, con los adecuados eufemismos, al enemigo, como acaba de hacer el catedrático Miguel Valcárcel con el equipo de gobierno de la UCO. Quien no lo haya leído AQUÍ lo tiene. A ver si el rector tiene lo que hay que teber y le contesta. Más que nada para diversión del personal asiduo a las hojillas locales, que ya empezábamos a cansarnos de tanto hipócrita jabón o silencio intresado.

Otros, sin embargo  no dejan de mantener el tono sacristanesco, como el monaguillo de Gastromonte, un tal Antonio Luis Cuesta Portero,  que se dejaba caer ayer con una fangosa defensa de la Curilandia, la culpabilización absoluta a la Junta  y salpicando la mierda de la estafa-debacle a todos los ciudadanos que no aman Córdoba como él, como ellos. Lo jodido es que este paniaguado del donmiguelismo coincida en sus apreciaciones  con las que vertía en LA CALLE el consejero de Izquierda Unida, Andrés Hens, conocido también por Agnus Hens por su espíritu sacrificial, en la presentación de la adaptación de una peli de Walt Disney como interpretación del caso El Padrino Cordobés III. Hay que ver el carácter de los patronos y yo que les he conocido en estos años he visto cómo les dolían las críticas que se han vertido sobre ellos. Son personas con una vocación muy clara a los que yo nunca he visto cómodos en el papel de dirigir una caja, no era lo suyo. Andresito llevarás esas palabras toda tu vida colgando del cuello como un nonaino el medallón del Camarón. Hay gente que cree que la Izquierda Unida cordobesa está tomada desde sus orígenes por cristianos (fundamentalmente de lo que algunos llamábamos del Tubo de la Risa Católica (JEC, JIC, JOC) pasados sólo vuelta y vuelta por el materialismo histórico. Yo creo que eso explicaría ese respeto reverencial inscrito en los genes de tantos de sus miembros por las jerarquías nombradas por el Espíritu Santo. Aunque hay quien ahonda muchísimo más y descubre oscuros entramados de viejas e inconfesables  fidelidades. Ya es jodido que yo haya acabando creyendo más a Juan Ojeda del PP  que a Andrés Hens, que es supuestamente de mi cuerda.

Pero ya se sabe que también las maldades y los vicios tienen su momento de gloria y triunfo, más o menos en las tres fases clásicas de todos los movimientos sociales: empiezan poco a poco a colarse entre la gente, después se ponen de moda y luego acaban cayendo en el olvido y nadie se acuerda de ellos, en unos casos porque consiguen rehabilitarse socialmente, como ha ocurrido, por ejemplo, con la homosexualidad que ya ha resuelto su situación, y otras veces porque son superados por otros deslices o yerros aún más perniciosos. El tipo que evacua esta repugnante comparación en medio de un irroíble mendrugo de supuesto aire gracioso, no es un ejemplar de la carcundosa cabaña abecedaria, sino todo un doctor en Filosofía que llegó a ser Director General de Educación de la Junta de Andalucía y que firma sus pestiños como articulista. Articulista Juan Carlos López Eisman. Listo para que le dediquen una calle. ¿Cuándo se inventará la grúa de retirar de la circulación a estos haigas descatalogados, estos intelectuales de boina hasta las cejas, estos dinosaurios de la mala baba que contaminan el aire de la convivencia con sus apestosas opiniones?

El Foro Andaluz de la Familia (Católica Preconciliar Obligatoria y de las JONS) nos suelta en el ABC por boca de su vocero local, Federico Díe, que las últimas leyes que va a aprobar el Parlamento nos encaminan a una trivialización de la sexualidad, a la que no estamos dispuestos. A tolerar se supone. No están dispuestos a tolerar que trivialicemos nuestra sexualidad aquellos ciudadanos libres a los que nos salga de nuestra mismísima sexualidad trivializarla, sacralizarla o convertirla en trapos de cocina. Y continúan destacando que lo importante es la persona en su conjunto y no el placer. Muy bien, al contrario de ellos, nosotros, ciudadanos libres, estamos dispuestos a tolerar que ellos le concedan la importancia que les salga de su sexualidad a la parte de sus personas, en conjunto o por partes troceadas, que crean oportuno, pero lo que no estamos dispuestos a tolerar es que ellos no estén dispuestos a tolerar que nosotros hagamos lo propio con las nuestras, que le concedamos la importancia que nos salga de la mismísima sexualidad a nuestras personas, primando el placer o el dolor de ponernos una plancha encendida en nuestras partes si nos sale de nuestra autónoma sexualidad de seres libres. Y no voy a comentar sus descacharrantes afirmaciones de que son una asociación aconfesional y que están en contra del adoctrinamiento de género porque me voy a mear tó encima.

Antoñito R. Vega se cisca esta semana en los negros que piden disfrazados de flamenca en los semáforos en una mierda de artículo con aire paternalista boinesco. Mendigos con arte lo titula el menda.  Al menos espero que le haya comprado algún paquete de pañuelos. Aunque lo suyo es que le diera todo lo que le han pagado por él. Por justicia o por venganza.

¡¡¡ESTO FUE TODO, AMIGOS!!!

ME SEAN RAZONABLEMENTE BUENOS Y NO OLVIDEN VITAMINIZARSE Y SUPERMINERALIZARSE LAS NEURONAS SEMANALMENTE CON

LA SIMA DE LOS HUESOS

La Neurona de Córdoba

SEMANA del 6 al 12 de JUNIO (PRIMERA PARTE)

El problema de recesionar sólo las columnas de los plumillas locales es precisamente ese, que sólo se recesionan las columnas de los plumillas locales. Ello no supondría una dolorosa evidencia si los plumillas locales dieran la talla mínima, pero los plumillas cordobeses es lo que tienen: que han de vestir estilo y contenidos en las secciones de bebés de la gramática, de la retórica y de la ética periodística. Cacafú. Así que no me podéis pedir que me luzca con un ganado tan pedorro. Sólo hay que ver esos míticos ejemplares de la nacional, en especial del ABC, La Razón y El Mundo para ver la diferencia. Esos morlacones de los de antes, de los que lidiaba Lagartijo, con unas cornamentas que podían enganchar siete peones de briega a la vez después de dejar en la arena a cuatro jamelgos con los mondongos fuera. Esos ogros caníbales como el bilioso coñólogo católico e inmoderado devorador de Tigretones Juan Manuel de Prada, esa fiera corrupia armada de uñas como garfios de romana del Antonio Burgos, ese siniestro Golum moral del Gabrielito Albiac, ese rijoso esencial con el alma apestando a zorruno del Alonso Ussía… En fin, esa gran materia que permite lucirse a mis colegas profesionales a los que, amateur de mí, emulo. Os hago estas reflexiones porque esta semana la caverna mediática cordobesa ha estado de lo más desaboría y ni siquiera en los mechinales abecedarios las alimañas han dado juego.

No así la sección de noticiables de nuestros inefables papelones de liar pescao, que nos han proporcionado algunas perlas de marca mayor. Comienza la Hojilla Parroquial dando cuenta del cumplimiento de la amenaza que pendía sobre la cabeza de la cada vez más escasa racionalidad cordobesa de la celebración de un Congreso de Trapología Sagrada Supersticiosa Católica auspiciado y bendecido por la Santa Universidad Cordobesa centrado en un apasionante tema:  la relación entre la imagen del Santo Cristo de Mel Gibson (también conocido como de la Universidad) con la falsa reliquia (valga la redundancia) del sabanón medieval que lo inspiró. Catedráticos y gadedrádigos de siensias y de letras avalan con su presencia el estado mental de la Universidad Cordobesa. Menos mal que en un rasgo de lucidez, uno de ellos ha titulado una de las conferencias: ¿Por qué estudiamos la Síndone de Turín, el sudario de Oviedo, el Gólgota y el sepulcro de Jesús de Nazaret? A lo que ha recibido la consiguiente y unánime respuesta: Esoooooo, ¿por qué, por qué, por quéeeeeeeeee? De todas formas no sé si lo abordará el arriesgado ponente, pero lo que de verdad preocupa a toda la sociedad no es por qué las estudian, sino cómo personas adultas con títulos universitarios expedidos por universidades acreditadas europeas y por lo tanto con la presunción intacta de estar en posesión de herramientas de pensar perfectamente engrasadas pueden creer en tal cúmulo de supercherías propias de tribus amazónicas instaladas en el Paleolítico. Parafraseando a Manolo Saco: Para el progreso científico hace falta un esfuerzo intelectual. Para ser un buen creyente ni siquiera hay que trabajar.

De vez en cuando, en medio del desierto del nivel medio de los redactores cordobeses aparece alguien que usa la ironía fina como hoja de bisturí para diseccionar el órgano principal de la estupidez humana. Araceli Redondo comienza la emisión de una noticia en el diario CÓRDOBA con el siguiente latiguillo: Es de ser bien nacido ser agradecido. Ayer lo fueron con quince internos de la Prisión Provincial de Córdoba que han participado en el proyecto “La limpieza del entorno”… Los 15 reclusos han estado currando en la limpieza de la Sierra para evitar incendios. Tanto que en un sólo día llegaron a recoger 1.700 kilos de botellas de cerveza. Los bienacidos agradecidos fueron los responsables de la empresa municipal SADECO beneficiaria del trabajo no remunerado de los reclusos, representados por su presidente y alcalde de Córdoba, Andrés Ocaña. El agradecimiento consistió en la entrega de un bolígrafo y un llavero. No habeis leido mal. Un bolígrafo y ¡¡¡un llavero!!! ¡¡¡A unos presos!!! Realmente Cuando la gurruminería se une con la estupidez puede llegar a alcanzar muchos grados de crueldad en la escala del humor negro. Sólo les ha faltado remarcar que el llavero, a falta evidente de llaves, pueden usarlo para llevar el cepillo de dientes. O para enganchar los papelillos donde cagarse por escrito cada día en vuestra puta nasión. Hasta el día en que puedan salir y decíroslo a la cara. So capullos.

La Hojilla se ha esmerado esta semana en mantener a sus lectores en perfecto estado de perplejidad. Atención a la siguiente que hace referencia a que para fomentar la vocaciones científicas se abrirán este verano los laboratorios de varias Universidades, entre ellas la UCO, para que estudiantes de Secundaria trabajen en experimentos. Y dice textualmente que cada campus científico incluye cuatro experimentos diferentes, con propuestas como el de cultivar in vitro neuronas de Córdoba. Lo firma un tal EFE, que suponemos que serán las iniciales de Eustaquio Frondoso Encinarejo, último plumilla contratado a tiempo parcial veraniego por el decano de la prensa cordobesa.

Las captación de embriones de neuronas de Córdoba y su posterior selección para la cría de la definitiva NEURONA DE CÓRDOBA será una de las más arduas tareas a la que tendrá que enfrentarse el equipo investigador. Para ello se exigirá a los donantes más idóneos la entrega mediante pajote mental de sus neuromatozoides que fecundarán ante la mirada de los estudiantes en el vitro  a las neuronas ovulares. Una vez conseguidos los embriones se seleccionarán los más capacitados para representar el ALMA DE LA CIUDAD.  ¿Cuál será la más idónea? ¿La que demuestre mayor grado de senequismo, la forma cordobesa de la mala follá? ¿Los cacadémicos de la Real de Nobles Partes y Bellas Tretas de comunión diaria? ¿Las de un genuino tabernero cordobés y su legendaria simpatía? ¿Las de algún directivo del sindigato Gastromonte? ¿Las de algún miembro o miembra de Claveles y Gitanillas, Casetas Tradicionales, Hermandades y Cofradías o Córdoba Equestre lo que Ecuestre?¿Las de un perolista de cuota de Los Villares? ¿Las de algún aristócrata de la Corredera? Grande problema seleccionar la neurona que representará a esta ciudad en el 2016.  Pero yo ya tengo mi candidato al que he descubierto esta misma mañana: alguien que representa exactamente la sabiduría ansestral de este pueblo crisor de curturas: Don Luis Recio Mateo. Habrá que exigirle u obligarle si se resiste a que done un embrión de una de esas neuronas que atesora y que han sido capaces de concebir un monumento literario, filosófico y moral como el que bajo el título de El Evangelio y Cajasur  nos ha alegrado la mañana, qué digo la mañana, la semana, el mes y el año, desde las páginas de la Hojilla Parroquial.

Sólo el comienzo del artículo ya acongojona de la majestuosidad filosófica que despliega: Los hombres somos seres en el espacio terreno. Y la espacialidad terrena es, pues, una simple y frágil dimensión o estructura antropológica. Ni el Winttengenstein ese es capaz  de una hondura gnoseológica tal en la descripción de Ser Pensante como la que despliega en una par de excelsas frases nuestro Guía. No sólo Turístico, como firma el soberbio textículo, sino también Espiritual porque por él acabamos por comprender que todas las actuaciones de los curas de CAJASUR son incomprensibles para unos e incomprendidas para otros porque tienen lugar en el Cosmos cosmético cordobés (por él aprendemos también que Cosmos significa lugar de intimidad y no lo que dice el diccionario) pero son de carácter sobrenatural, digo y repito, cuando a diario uno debe leer el Evangelio, que es la Palabra de Dios. O sea que la quiebra y posterior entrega a la intervención del BdeE de CAJASUR no se debe como  piensan la mayoría de la ciudad a la presunta currupción, estupidez inversora o mala leche final de los seis santos varones (seis canónigos del Excelentísimo Cabildo Catedralicio), sino directamente a la intervención divina y el que no lo acabe de ver que se lea el Apocalipsis de San Juan, que verás que pronto lo capta. Así que las quejas al Maestro Armero Celestial. A ver quién tiene cojones de llevarlo a los tribunales. Y después de unas pocas inextricables consideraciones inaccesibles a la mayoría de los mortales por su inalcanzable altura intelectual nuestro Guía Turístico Espiritual termina su monumental obra con un enigmático: El Cosmos de Córdoba y la Cosmología de la fe sobrenatural me darán la razón. No sólo ellos, sino la Humanidad entera cuando por fin descubra la enormidad de su pensamiento, don Luis. Y cuando consiga entender alguna vez qué pollas quiere decir con esos discursos de atufado mental que me gasta.

Es una lástima que La Hojilla Parroquial no se prestigie más con colaboraciones más frecuentes de don Luis, de quien ya he tenido la ocasión de glosar otras inefables actuaciones estelares. Esta lumbrera, esta proa indiscutible del Pensamiento Contemporáneo Cristiano Occidental devolvería la gloria y prez perdidas por el decano de la prensa cordobesa pues su sola fragancia intelectual llena de contenido su propia condición de órgano oficioso de la Asociación de Propagandístas Católicos Cordobeses.

Pero la pugna por alcanzar las más altas cotas de la Apologética  y la Exégesis Católicas ha alcanzado esta semana a otros medios. Así encontramos ejerciendo a otra punta de lanza del pensamiento bizarro cordobés, exJoven Promesa de las Letras Cordobesas, resucitador de la moribunda literatura manoletista y estilita columnario en los ratos libres que le deja su apretada agenda financiera, Juaquinito Azaustre. Estos días sus fanses de toda la vida hemos acabado por entender la causa del estilo desmadejado, desaliñado y el discurso de viejales de banco público royendo un infinito palillo de dientes con que últimamente el otrora excretador de irisadas metáforas, que le granjearan el título de El Rey del Tropo Frito, nos defrauda .  Su semisecreta condición de consejero por la Junta de Cajasur,  que sin duda le ha obligado a una frenética actividad de tiburón de las finanzas excabildeñas explican el desangelado textículo que nos inflige esta semana. Tras un largo lamento por la imagen que esta ciudad está dando en el mundo entre curas quebradores de bancos y curas quebradores de virginidades infantiles nos deslumbra ejerciendo de Impasible Intérprete de la Voluntad Mesiánica.  Que dice Juaquinito que él sabe de buena tinta que la soga de la castidad -que no fue idea de Cristo-. Así, tal cual. Con rotundidad, sin que le tiemble el teclado. Con ello se nos muestra no sólo como un penetrante conocedor de los complicadísimos entresijos mentales del Monstruo de la Acética Faz, Manolete, sino también como un dueño de un portentoso conocimiento del selebro del Mesías sobre el tema de chingancia, que nadie le conocía. ¿De su roce con curas banqueros tal vez? Sea como sea con ello el intrépido Azaustre tumba definitivamente la torva falacia tejida en torno al tema por la Iglesia Católica desde hace la friolera de 1633 años. Las pruebas no nos las iba a proporcionar en un simple artículo, por lo que esperamos ansiosos su aportación para que con su autoridad intelectual y moral libere a los pobres curas de la soga que les aprieta los ardores de la entrepierna y les impele irreprimiblemente a meter mano a todo ser bípedo  indefenso que mida menos de 1’50 o de capacidad mental disminuida. Incluyendo pavos y gallinas. Pero qué suerte tenemos de tenerte en Córdoba, lumbrera mía.

También encontramos esta semana algunas muestras de los gustos erótico-perversillos de algunos de los plumillas cutrefactos cordobeses. Al propio Azaustre se le escapa sin querer en el artículo anterior alguna de sus aficiones inconfesables: el relato de los hechos más parece propio de una película erótica de bajo presupuesto ambientada en la cárcel, con duchas y pastillas de jabón de por medio, dice refiriéndose a la violación de un disminuido acogido en la Cruz Blanca. A ver: si alguien tiene una de esas que me la pase. Para hacerme una idea de lo que Juaquinito consume, más que nada. Y a lo mejor me aficiono, que de su gusto me fío. Otro que se muestra especialmente guarrete es Luisito Miranda, que con la excusa de igualar en el fumercio a todo el mundo, como hace la muerte con su guadaña, con el certero título de La sinceridad del vicio desgrana algunas de sus fantasías eróticas más recurrentes y que ya le hemos leído en alguna otra ocasión. Por las veces que usa esas imágenes podemos imaginarnos las fantasías que se monta el bilioso tragacirios con  la macarra de aire colgado y sobacos sin afeitar y con las paleofeministas que avanzan hacia la igualdad fumando como carreteros de pelo en pecho. Esa fijación erótica con el hirsutismo femenino está perfectamente catalogado y hasta tiene su subapartado (hairy) en el apartado fetish de las páginas porno de la red, así que me ahorro la recomendación de que le pida consejo al pornocinéfilo experto Azaustre para encontrar material saciador.  Seguro que lo ha encontrado él solito. Que es un chico muy listo. No creais.

BUENO ESTOY HOY HASTA LOS GÜEBOS DE CASPA ASÍ QUE SIGO MAÑANA (O NO, DEPENDE DE COMO ME LEVANTE)

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.